“Soy médico. A mi padre le diagnosticaron un cáncer de vejiga “neoplasia vesical de alto grado” durante la operación en la que estuve presente, el cirujano decía que el cáncer estaba infiltrado y que habría, en el mejor de los casos, que quitarle la vejiga. En el peor de los casos,si tuviera ya metástasis, le quedaría entre seis meses y un año de vida. Hice un sin fin de promesas pidiendole a Dios que no tuviera metástasis y en última instancia pensando que era imposible pedí la intercesión de D. Jose Rivera para que el cáncer ni siquiera estuviera infiltrado y asi no hubiera que quitarle la vejiga. Esa misma mañana fui a recoger los resultados de la anatomía patológica, el cáncer estaba mínimamente infiltrado, mi padre podía conservar su vejiga y la probabilidad de metástasis era mínima. Para mi fue un milagro de D. Jose”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies