Carta-testimonio sobre don José – WILMER GARCIA PEREZ


Se trata de un joven con trasplante de riñón que tiene que hacer diálisis diariamente. He estado tentado de corregirla, pero he preferido enviarla tal cual, con sus faltas de ortografía y redacción: se trata de un joven sin estudios. Estoy seguro que os alegrará comprobar que don José sigue haciendo el bien, también en estas tierras de América…:

” El P. Julio es el Director de la casa de retiro “Sagrada Familia” y Formador del Seminario Mayor de San José, y yo apoyo de manera frecuente en la casa de retiro, vendiendo los libros que escribe y publica el Padre Julio y la casa de retiro, junto al padre José Manuel Alonso Ampuero, su hermano, quien es el Rector del seminario Mayor de San José.

Desde el día 26 de Mayo al 30 de Mayo del 2015, apoye al Padre Julio con la venta de Feria de libros católicos, y durante la venta de esa feria, en los tiempos libres, que fue mucho, aproveche para leer un libro de los que me faltaba aun leer. Y empecé a leer “Pasión por la Santidad”, escrito por el Padre José Manuel Alonso Ampuero, en nombre de su Padre espiritual, José Rivera Ramírez, y el libro se trata de su vida, su Biografía. Para mí que ocurriera ese momento de leer ese libro fue como recibir un regalo especial de parte de la Providencia, como su título lo dice: Pasión por la Santidad, y eso fue lo que pasó desde ese momento en mí , un fuego enorme, en todo mi ser, de querer ser santo, y fue tan emocionante e impactante para mí, porque todo ese sentir , se lo transmitía a las personas en el momento de ofrecer los libros que estaba vendiendo, de manera especial el libro de Pasión por la Santidad, el momento que hablaba de ese libro, las personas me felicitaban, me abrazaban, me decían que vas a llegar a ser santo como José rivera. Es que cada vez que seguía leyendo el libro sucedía cosa increíble en mí, también porque yo iba encontrando similitud en la vida de José rivera con la mía, sobre todo en las pruebas que la tenía, y en muchas de sus palabras, como, “antes que todo Santificación”. Y eso es lo que vivo hasta ahora y lo deseo y deseo vivirlo toda Esta historia es escrita por un Laico desde Lima-Perú-Lurín, AA.HH. Santo Domingo de Huarangal Mz: E Lt: 4 Calle: Los Pinos. De 28 años. Contare mi experiencia que e recibido por la gracia de Dios. Y Por pedido y cariño al Padre Julio Alonso Ampuero contare esta experiencia.
mi vida, y sé que mi vida se debe a la vocación de la Santidad. Y durante los momentos y días que leía el libro, suscitaba en mi la oración, y desde esos días sucede en mí el deseo de vivir más en oración, y durante esos días casi no dormía porque el Padre no me dejaba podría decirlo así, porque me sentía en éxtasis al momento de orar, de manera especial cuando estaba en mi cuarto en las noches, y así sucede hasta ahora y deseo que siempre sea así. El leer el libro volvió en mí el deseo de querer ser santo, y volví a retomar las misas diarias, que lo había dejado por un tiempo por el problema de salud que me des coordinaba mi tiempo y, también entendí o al menos creo que él me dice a mí, que para llegar a ser santo, necesito de él, necesito comer de su cuerpo todos los días. En varias oportunidades cuando tuve la oportunidad de hacer liturgia de la palabra, predicar en un grupo de oración, en un grupo de adolescentes y jóvenes o manera personal a otras personas, dije y sigo diciendo abiertamente, que yo quiero ser santo, y lo hago sin miedo ni sentir vergüenza, por lo que vivo y lo que creo, y es que también creo que no puedo evitar decirlo, es un impulso que ay en mi para decirlo, y gracias a esto también sucedió cosas increíbles, cosas que solo lo puede hacer Dios. Dentro del grupo

de jóvenes que tengo a cargo, al decir que no puedo llegar ser santo, sin comer de la eucaristía, un joven de 17 años, se me acerca y de manera personal me dice: Wilmer yo también quiero comer del cuerpo de cristo todos los días, y desde ese momento los dos nos vamos todos los días a misa, el me alcanza en la parroquia después de salir del colegio. Lo sorprendente es que para el señor nada es imposible porque el sigue actuando, porque cada vez que el me habla y me confía sus cosas, es para decirme como la última: ¿Cuántas vocaciones existen? ¿Cuál crees que sea mi vocación?
Bueno esta es mi humilde experiencia, y decir que me e vuelto un admirador y devoto de José Rivera Ramírez y que el señor lo tenga en su gloria y la Santa Iglesia lo nombre Santo. Amen”

____________________________
WILMER GARCIA PEREZ