“Mi muerte será la última Misa en la tierra”

IMG_1637“Se me esclarece, matiza, ensancha y robustece la idea de la acción de Cristo en mí. La tendencia a preguntarle antes de comenzar cualquier obra, qué es lo que quiere que hagamos; la visión de que mis operaciones y artefactos son rigurosamente nuestros, me ocurre más en el día, aunque todavía pocas veces. Ser movido por el Espíritu Santo: es El quien me ama, no yo a El. Por eso es El quien nos ilumina, no yo a mí mismo (ni a nadie). Bien sé que existen aún zonas muy oscuras, y que necesariamente, por oscuridad y debilidad, muchas actuaciones son todavía realizadas sólo por mí: pecaminosamente. Nada importa, con tal de que no se alce oposición deliberada, y de que sean reconocidas como deficientes y (más…)


De sus escritos…

 

En suma, por donde quiera que me vuelvo, vislumbro o constato claramente esta puerilidad enunciada al comienzo. Mis virtudes no están desarrolladas. Ello me hace sentirme tanto más culpable, cuanto que, como siempre, experimento la prontitud y exuberancia de las cosechas, apenas me abandono un poco a la acción divina. En la línea quebrada que presenta mi vida, cualquier época de una regular, mediana, fidelidad a la oración ha sido pródiga en frutos. ¡Si la fidelidad se hubiese prolongado años enteros, los espectáculos desarrollados a mi vista hubieran sido, sin duda, irresistiblemente maravillosos! (más…)


Diario, 12 Octubre ’90

Prosigo resolviendo textos del libro de Lubac. La conciencia de la maternidad de la Iglesia. El sentido personal: el amor a cada una de las personas. Amor al prójimo: al cercano también naturalmente cercano; a quien nos ha puesto Dios corporalmente cerca, por circunstancias independientes de nuestra decisión, o por inspiaciones para la decisión propia. El motivo principal que encuentro -necesidad de ver al prójimo- pertenece al orden de los signos: Cristo se nos manifiesta en tal o tal hombre singular, es decir, en tal o tal persona. Ahí reside la diferencia entre la obra de un Gandhi o un Sartorius, y la obra de la Madre Teresa. Pero es preciso otro ingrediente: que el amante del prójimo signifique a la Iglesia de Cristo, al Cristo total, como se descubre al mundo. De ahí brotan una cadena de consecuencias, que diferencian las actividades meramente sociales -las prácticas de un ayuntamiento- de las actividades eclesiales: las realizaciones de Cáritas.

(más…)


Día 28 de Abril de 1990

Oración desde las 3:30. Releo, en primer lugar, los párrafos acotados o subrayados del libro de Alzubialde. Solamente alguna observación:

– La actitud radical es la actitud de la Virgen. Que no consistía en abundantes consideraciones sobre la maternidad, sino en continua contemplación de Jesús. Más aún: notar el peligro de nuestras elucubraciones, necesarias sin duda, respecto de la vida espiritual. Si no brotan de la contemplación misma, si no van empapadas de (más…)


Diario, 1 de Enero ’88

El primer proyecto al comenzar esta época, este nuevo año civil -comienzo de poca importacia ciertamente-; y sobre todo al celebrar esta fiesta de María Madre de Dios, es la insistencia en la oración, el incremento de la contemplación, y el examen, en pura fe, de mis maneras de actuar, tanto interior como exteriormente.

(más…)