BIOGRAFIA RENOVADA DE JOSE RIVERA

 

JOSÉ RIVERA RAMÍREZ. Testigo de la luz

Editorial Monte Carmelo

 

Jose_Rivera_Testigo_luz

    Ha sido editada, con alguna corrección y diversas mejoras, la biografía de José Rivera que escribió José Manuel Alonso Ampuero.
    Para adquirirla:
     – Librerías
     – Al teléfono 925 228746
     – Al correo josemanuelampuero@gmail.com
     – Precio: si se adquiere en las direcciones indicadas, 10 euros más gastos de envío. En librerías, lo que ellas estipulen.

“Mi muerte será la última Misa en la tierra”

IMG_1637“Se me esclarece, matiza, ensancha y robustece la idea de la acción de Cristo en mí. La tendencia a preguntarle antes de comenzar cualquier obra, qué es lo que quiere que hagamos; la visión de que mis operaciones y artefactos son rigurosamente nuestros, me ocurre más en el día, aunque todavía pocas veces. Ser movido por el Espíritu Santo: es El quien me ama, no yo a El. Por eso es El quien nos ilumina, no yo a mí mismo (ni a nadie). Bien sé que existen aún zonas muy oscuras, y que necesariamente, por oscuridad y debilidad, muchas actuaciones son todavía realizadas sólo por mí: pecaminosamente. Nada importa, con tal de que no se alce oposición deliberada, y de que sean reconocidas como deficientes y (más…)


José Venerable

Tras la proclamación de `Venerable´, D. José Rivera sale a la luz, como la luz del Evangelio, que se pone encima del candelero, para que alumbre a todos los de casa (cfr. Mt 5,15-16). A la Iglesia y a todos.

Es verdad que al final de su vida, D. José buscó especialmente el retiro y el ocultamiento y no le volvió la cara a las humillaciones. Pero Dios revela a sus elegidos y los muestra como ejemplo de su obrar divino, de la maravilla de santidad que quiere realizar en cada uno de nosotros. (más…)


De sus escritos…

 

En suma, por donde quiera que me vuelvo, vislumbro o constato claramente esta puerilidad enunciada al comienzo. Mis virtudes no están desarrolladas. Ello me hace sentirme tanto más culpable, cuanto que, como siempre, experimento la prontitud y exuberancia de las cosechas, apenas me abandono un poco a la acción divina. En la línea quebrada que presenta mi vida, cualquier época de una regular, mediana, fidelidad a la oración ha sido pródiga en frutos. ¡Si la fidelidad se hubiese prolongado años enteros, los espectáculos desarrollados a mi vista hubieran sido, sin duda, irresistiblemente maravillosos! (más…)